Un ser vivo es un organismo de alta complejidad que nace, crece, alcanza la capacidad para reproducirse y muere. Estos organismos están formados por una gran cantidad de átomos y de moléculas que constituyen un sistema dotado de organización y en constante relación con el entorno.  Mas allá de la definición, estos seres vivos son bellos y muestras cada uno una personalidad y un carácter dignos de amar.