El viento mueve las ramas
escucho rumores de personas.
El ojo amarillo del sol
adormenta a los pájaros.

¡Qué lejos, está el cielo
y que lejos estás tu!
¡Qué ruido hacen las ramas al caer!
¡Qué ruido haces tu en el corazón!

Parece que todo se para
todo. Pero tu recuerdo no
veo tus mejillas y tus ojos
en todas las tardes que vivimos.