Recorrer caminos, adentrarse en el campo, bajo sus arboledas y contemplar sus flores Arriba un cielo inmenso y celeste y en el horizonte  una gran mancha  verde de mil matices. Ya es primavera, y los campos huelen a hierba y a rocío en la madrugada.