El Museo de Bellas Artes de Sevilla fue fundado como “Museo de pinturas”, por Real Decreto de 16 de septiembre de 1835, con las obras procedentes de conventos y monasterios desamortizados por el gobierno liberal de Mendizábal. Se sitúa en la plaza del mismo nombre, ocupando el antiguo Convento de la Merced Calzada fundado en unos  terrenos cedidos por Fernando III tras conquistar Sevilla. Sus claustros y patios son de una belleza increíble. Uno de ellos es el Patio de las Conchas.