Ventanas cuadradas con sus lados y sus esquinas, redondas y alargadas, ojos de las casas  que pintaba de niño en mi cuaderno cuadriculado. Desde dentro son un consuelo porque dejan entrar la luz. Desde fuera son objetos de deseo, de curiosidad y punto de partida de ensoñaciones y fantasías.