En las casas, hay ojos que nos miran en las dulces mañanas y en las tardes soleadas. Ojos que contemplan calles soñolientas, cielos grises y ocasos de otoño. Miran y al mismo tiempo esconden tesoros. Ojos alegres, tristes, melancólicos y cerrados. Ojos de las casas.