La serenidad espera en la encrucijada de las plantas. La mirada se encauza entre verdes, celestes, amarillos y rosas. El alma se serena.