La mirada se pierde en tantas lejanías, mientras el alma se queda sin aliento. Dejando atrás oscuros pensamientos,  colores que de luz se nutre el corazón.