Cuando me asomo a esos ojos de las casas, me pierdo en un laberinto de colores, de almas y de corazones.  Me baño en un mar de coches y de arboles, de pensamientos que caminan y de amores que iluminan la ciudad.