A veces la mirada es perfecta,

y encuentra y se pierde  en lo divino,

siente  la esencia de la belleza.

A veces,  con la otra mirada,

se vuela en el universo

y se pierde el control de la carne.

No encuentro palabras ni para una ni para otra.