Mientras camino

la mirada va recogiendo souvenir

por las calles de la ciudad.

Estas calles interminables,

donde los objetos hablan,

dejan paso a las ausencias queridas.

Mientras camino todo lo miro

y todo me mira.

Busco fuera lo que solo está dentro

y aunque  intente colocar

la figura desdibujada de tu retrato

en cada espacio vacío,

mi intento es solo fracaso.

En este mayo imperfecto

que ya toca a su fin

la ciudad me mira

y no comprende mi nostalgia.