Los troncos de los arboles esconden grandes secretos. Cuando era pequeño pintaba troncos gruesos, porque una vez alguien me contó que había duendes que Vivian en su interior. Un día en un bosque de la provincia de Soria descubrí que no era una fábula, sino que era realidad.