El cielo me sonríe aunque el frio del invierno se acerque con premura. El bosque juega conmigo reflejando sus colores verdes y ocres en el riachuelo. En la pendiente descubro una flor en forma de paragua, no es una flor es una seta