Sienten vértigo y melancolía lloran y se dejan acariciar,

aman a la tierra que los vio nacer.

Contagian alegría.

De pronto me parecen gigantes

y me miran desde arriba como si fueran luceros.

Están aquí y me rodean.

Son arboles como personas.