Pasear estos días por las calles del centro es una gozada. Los escaparates enamoran. Todo nos entra por la vista. Las tiendas sacan brillo a sus escaparates exponiendo los adornos para las fiesta. Lo dicho, una verdadera gozada.